Lechadas o leches vegetales, mucha personalidad para ser un sustituto

¿Que si son más nutritivas o no que la leche de vaca? no lo sé , lo que si tengo es certeza de algo, son deliciosas y a mi estómago, que es sensible a la lactosa, le caen muy bien.

Desde que tengo memoria recuerdo a mi padre preparando leche de soya y a mi madre leche de avena, ellos son hippies pero no lo saben, así que la idea de que las bebidas vegetales son una moda nunca me ha convencido.

Hace no mucho vi un video en una página que se llama lechevegetal.com, la cual súper recomiendo, y en el mencionan que existen antiguos recetarios de cocina que datan del siglo IV después de Cristo donde se describen técnicas y recetas con las lechadas, existe también bibliografía de la época medieval donde incluso se mencionan los usos medicinales de estas, así que hablar de ellas en términos de moda no va ya que han acompañado al hombre durante cientos y miles de años en varias culturas.

Y bueno, del sabor y la variedad hay mucho de que hablar, lechadas de almendras, de pistache, ajonjolí,  alpiste con cardamomo, quinoa,  arroz, cáñamo, chufa y tantos tipos las cuales son consumidas como bebidas o como ingrediente en múltiples recetas. Lasagna con leche y queso de almendras, postre de mango con leche de coco, cocteles coquetos, tu licuadito con fresa de la mañana y bueno, la comida asiática se luce con este ingrediente, de hecho mi mejor experiencia con estas fue en Ásia, donde son un verdadero crack preparándolas.


Estos son los mejores restaurantes saludables de la CDMX

Las lechadas son fáciles de elaborar y pueden venir de frutos secos así como también de semillas, las más populares son las de soya, almendra y coco que encuentran fácilmente en el súper, aunque a mi parecer es mucho mejor prepararlas en casa ya que rinde más y lo prometo, el sabor es mucho mejor que el que viene en una caja, además las puedes endulzar con dátiles, miel o stevia lo cual la hace una versión más rica y saludable que las del súper.

Ya sea porque deciden prepararlas y necesitan buenos ingredientes o salen en su búsqueda les recomiendo ir a lugares como Green Corner y Orígenes (tiendas especializadas en productos orgánicos), Mimú en la Roma o en el Mercado el 100, dónde cáscara de nuez ofrece la mejor leche de macadámia que yo haya probado, cremosa, fresca e intensa.


 

¿Cómo hacer leche de almendras?

 

Ingredientes:

15 Almendras crudas sin sal, ni aceites
1/2 lt. de agua
Canela, cardamomo, vainilla, miel, stevia  (al gusto)

 

Instrucciones:

1. Remojar las almendras en agua mínimo durante 4 horas o de preferencia toda la noche. (es necesario cubrir las almendras completamente con el agua).

2. Pasado el tiempo de remojo, enjuaga las almendras varias veces con agua limpia.

3. En una licuadora, deposita las almendras y el 1/2 litro de agua. Batir por unos minutos hasta que no queden restos de almendras y tengas una pasta.
*Si deseas agregar algún sabor adicional a tu leche como canela, vainilla, cardamomo, etc;  así como endulzarla si lo deseas con miel, stevia o algún otro producto de tu elección.

4. Vierte en un recipiente la pasta de almendras, pasandola por un colador de malla fina, una gasa o manta de cielo (si utilizas las telas deberás colocar un colador debajo de estas). Este proceso llevara unos minutos, puedes mover la pasta con una cuchara para agilizarlo.

5. Recuerda refrigerar la leche y guardarla en una botella de cristal con cierre hermético y consumirla antes de 3 días.

Nota: Puedes usar la pasta que queda después de ser colada como ingrediente para otras recetas. 1 vaso de leche de almendras (240 g) aporta 200 mg de calcio.

 

Yorleni Con Antojo Mx

Yoya Piza

 

Advertisements