La Lechonera

This slideshow requires JavaScript.

Fuego 2 Con Antojo web

Para los carnívoros de corazón, un lechón confitado a la perfección es un manjar.

En este lugar lo sirven tan tierno y crujiente (se cocina a fuego lento y con calor seco para que la piel quede dorada) que se pueden dar el lujo de cortarlo al estilo segoviano: se corta con un plato de cerámica delante del comensal y al terminar se rompe este.

El espacio es como un bodegón o cantina moderna, tiene una barra amplia e iluminada al fondo y en todo el lugar encuentras varios toques decorativos mexicanos así como varias figuras de cerditos que evocan la especialidad de la casa.

El ambiente es casual y es como para ir con los cuates a comer rico, echarse unos drinks y los fines de semana es una buena opción para ir con la familia.

En su menú puedes encontrar varios antojitos mexicanos como gorditas, tacos, quesadillas; botanas como alitas y dedos de mozzarella; y en los fuertes pepitos, costillitas bbq, cortes de carne a la parrilla, queso fundido y ensaladas.

Si quieres el lechón completo es importante pedirlo con 24 horas de anticipación para que lo tengan listo cuando llegues a tu mesa.

Deja espacio para el postre por que los de este lugar valen toda la pena.


Fun fact

El lechón asado requiere de un animal de menos de dos meses y no más de 6,5 kg de peso que solo haya sido alimentado con leche, esto hace que su carne sea más suave.


Circuito Cirujanos 18, Satélite, 53100 Naucalpan de Juárez, México 55 7092 3344

Horario

Lunes 13:00 – 23:00

Martes 13:00 – 23:00

Miercoles 13:00 – 23:00

Jueves 13:00 – 01:00

Viernes 13:00 – 01:00

Sabado 13:00 – 01:00

Domingo 11:00 – 19:00

$200 en adelante

Untitled-1Icono valetIcono tarjetasIcono fumar


Con Antojo Recomienda

img_2687-large

Elote borracho

Este es uno de nuestros favoritos: panques de elote con chispas de chocolate sobre una reducción de rompope y helado de vainilla.

lechon-large

Lechón confitado

Para los carnívoros de corazón, un lechón confitado a la perfección, tierno y crujiente por fuera, se dan el lujo de cortarlo al estilo segoviano: se corta con un plato de cerámica delante del comensal y al terminar se rompe el plato.


Advertisements