Shaken, not Stirred…

Shaken, not Stirred…

¿A qué se refieren cuando se dice que un coctel va shaken o stirred? Pues a la forma en que los ingredientes son mezclados y se le agrega un elemento adicional, agua helada que enfría y diluye al coctel. No te asustes, por lo general el 25% de un coctel debe ser agua de los hielos que se derriten al revolver o shakear (me rehuso a decir “agitar” o “batir” como se diría correctamente).

¿Cuándo shakeas y cuándo revuelves? Generalmente los cocteles que tengan jugos, frutas o algún elemento que no se mezcle fácilmente, o que deseas que tengan una capa de espuma, son los candidatos perfectos para ser shakeados. Por otro lado, los cocteles que se preparan con puros elementos “transparentes” como licores fuertes, licores dulces y jarabes de azúcar, quedan mejor cuando se preparan stirred.

En los dos casos el drink queda frío. Aunque dicen que los shakeados quedan más fríos, los experimentos han demostrado que un coctel stirred puede llegar a la misma temperatura que uno shaken aunque le tomará más tiempo.

Lo que sí cambia son dos cosas las texturas y la apariencia del drink. Un coctel stirred tiene una textura “suave” y “tersa” mientras que uno shaken es más “espumoso”, “aireado”, “vibrante”. También cambia la apariencia, pues un coctel shaken tendrá espuma y quedará un poco turbio por las burbujas de aire que el shakeo le introduce y también tendrá pequeños cristales de hielo flotando en el drink, mientras que un coctel que se prepara stirred quedará transparente y brillante.

Por ejemplo, el verdadero Martini (al que te puedes referir como Martini clásico para diferenciarlo de los que llevan lichi, manzana, etc.) se prepara con ginebra (o vodka) y vermut (sí, el Martini clásico tiene que llevar vermut). Estos dos ingredientes son transparentes, por lo que la regla indica que debe prepararse revuelto, pero las reglas en los cocteles realmente no son reglas, y rompiéndolas se consiguen cosas increíbles.

Un Martini stirred puedes decir que resplandece y en boca es al mismo tiempo fuerte (por el alcohol) y suave (por su textura). Delicioso.

Un Martini shaken en cambio se siente casi casi burbujeante, con pequeños cristales de hielo flotando en la superficie y (por un efecto del vermut) un poco turbio durante los primeros minutos después de su preparación. Refrescante.

Como lo dije en mi primer post, el mejor coctel es el que a ti te guste. Así que aunque haya “reglas” de cómo se debe preparar un Martini clásico, qué tal si este fin de semana te tomas dos Martinis, uno shaken y otro stirred, para que pruebes y decidas si a ti te gustan shaken como a James Bond, o si lo prefieres preparado como dictan las reglas, stirred.

¿Dónde puedes un buen Martini y cómo ordenarlo? Aunque hacen buenos Martinis en muchos lugares, te recomiendo ir a un lugar donde puedas ver en primera fila cómo te preparan tu Martini. Algunos ejemplos donde puedes sentarte directo en la barra son Fifty Mills (en el hotel Four Seasons), Limantour (Roma o Polanco), Hanky Panky (#somewhereinmexicocity), y en el salón de cocteles de Maison Artemisia (Roma).
Checa nuestra reseña de Limantour aquí

Al ordenar piensa en 3 cosas: Ingredientes, Proporción y Método. A mi me gusta que en mi Martini la ginebra domine pero que también pueda probar el vermut. Yo generalmente lo pido stirred, con una ginebra clásica (como Tanqueray o Beefeater) en una proporción 4:1 es decir, 4 onzas de ginebra y 1 onza de vermut seco, con un dash de bitters de naranja y decorado con aceitunas o incluso con un twist de cáscara de limón amarillo.

Cheers,
Pato

 


Dato para Cocktail Geeks:

La frase “Shaken, not stirred” fue escrita por Ian Fleming. La primera referencia en las novelas sobre la preferencia del 007 por lo shaken es en Casino Royal (la primera novela de James Bond), pero en esa novela lo que Bond ordena no es un Martini clásico sino un Vesper Martini (que tiene ginebra, vodka, y Kina Lillet). En las películas, el primero en decirla no fue el 007 sino el mismísimo Dr. No al traerle a Bond “A medium dry vodka martini, lemon peel. Shaken, not stirred”. En las novelas e historias escritas de James Bond ordena 19 Vodka Martinis, 16 Gin Martinis, y tan solo 1 Vesper Martini.

Advertisements